Noticias
animado

Por: Fernando Naranjo-Villacis Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
© 2013 EcuadorUniversitario.Com


Un grupo destacado de profesionales nacionales y extranjeros participaron en el I Foro Universitario por la Paz y la No-Violencia. El marco pedagógico de esta jornada educativa-cultural sirvió para concienciar en los estudiantes una nueva metodología de acción fundamentada en la paz social. Organizado por la Asociación Mundo sin Guerras capítulo Ecuador y su coordinadora para nuestro país Lcda. Sonia Venegas Paz, el evento se efectuó del 13 al 15 de noviembre en la Universidad Politécnica Salesiana de Guayaquil.

En este marco, fue grato platicar con el escritor español Rafael de la Rubia, fundador de “Mundo Sin Guerras” y principal orador del foro.

¿Qué los anima a fomentar la no-violencia?

El proceso humano avanza más rápido cuando no pierde energía en confrontaciones violentas. Practicamos relaciones de colaboración que incrementan el progreso social. Defendemos la no-violencia como la postura existencial más valiente posible. Habitualmente convivimos con la violencia. La tenemos cerca y nuestro trabajo consiste en desactivarla. Ésta es la forma en que un nuevo humanismo está manifestándose en estos movimientos sociales emergentes. En especial con su “no-violencia activa”, propuesta de Silo, fundador del Movimiento Humanista , muy diferente de la idea de un pacifismo que a veces suena a algo resignado e inactivo. Pensamos que se están multiplicando y se van a diversificar más aún, los tipos de lucha en distintos frentes.

¿Las universidades deberían ser laboratorios de paz?

En ellas se acumula saber científico, pero hay muchos otros tipos de saberes en la sociedad que deberían incorporarse a la aulas. Como dice el catedrático brasileño Boaventura Sousa Santos “Hay que juntar conocimiento científico con conocimiento popular”, “Hay que llevar el conocimiento popular a la universidad, “extensión al revés, que es: no llevar la universidad hacia afuera sino traer a la universidad lo que está afuera. Hacer una “contra-universidad” dentro de la misma”. Van a ser muchas las formas de acción. Ya se está trabajando en la dirección de crear “zonas liberadas” dentro de la sociedad, donde sea posible otra forma de vivir. “Son necesarios efectos demostración que reflejen que otra realidad es posible y ojalá, tengan un alto impacto social” como decía Silo.

¿Estamos rodeados de trampas violentas?

Habrá que trabajar nuevas propuestas como la de “desaprender la violencia” que tenemos instalada en nuestras sociedades. Poco a poco se ha ido introduciendo cierta insensitividad frente al sufrimiento ajeno.

Todos estos temas van a ir extremando sus posturas en el futuro. Habrá un momento en el que se decidirá claramente entre la vía de la no-violencia como metodología de acción y otras vías que promueven un “pacifismo táctico” pero que en algún momento justifican también el uso de la violencia. Esta definición tendrán que hacerla los ciudadanos, pero también las organizaciones, las instituciones y los partidos políticos.

 ¿Qué otras opciones están desarrollando para fomentar la no-violencia en el campo social?

Quiero proponer el compromiso ético. Estamos en un mundo en el que algunos están dispuestos a vender su conocimiento y su saber para cualquier finalidad y a cualquier precio. Éstos han cubierto nuestro planeta con máquinas de muerte. Otros han utilizado el propio ingenio para inventar nuevos medios a fin de manipular, acallar y adormecer la conciencia de la gente y de los pueblos.

También están los hombres y mujeres que han utilizado la Ciencia y el Conocimiento para aliviar la fatiga y el hambre, el dolor y el sufrimiento de la Humanidad. Para arrancar la mordaza de la boca de los oprimidos. Para darles voz y darles confianza. Hoy, en los albores del tercer milenio de Occidente, la sobre vivencia de toda la especie humana está amenazada y sobre la Tierra, nuestra casa común, se cierne la pesadilla de la catástrofe ecológica y la hecatombe nuclear. Pedimos desde aquí, a todos los científicos, investigadores, profesionales y educadores del mundo, utilicen sus conocimientos para exclusivo beneficio de la Humanidad.

Ficnova 2014

Compartir en . . .

Síguenos en Facebook