Noticias
animado

Entrevista de Domenico Musella y Anna Polo

Grecia está constantemente a foco en estas horas, por lo que muchos llaman el “Greferendum”. Intentamos profundizar en el tema con Marianella Kloka, miembro de la organización humanista Mundo Sin Guerras y Sin Violencia en Grecia.
 

Comencemos con el tema más actual: el referendum del 5 de julio. ¿Puedes explicarnos qué se le preguntará a la gente en esta oportunidad?

Tal como está escrito en el acta del Parlamento, la gente que irá a votar deberá dar su parecer respecto de los dos documentos elaborados por las “instituciones” (así se le dice a la Troika últimamente en Grecia: Comisión Europea, BCE, FMI, ndr). Estos documentos, enviados el 25 de junio, son la respuesta “europea” a las propuestas de reformas económicas impulsadas por el gobierno de Tsipras para il período julio 2015-marzo 2016. Si los electores están de acuerdo votarán sí, en caso contrario votarán no.

El nudo central de asunto es el programa de reformas para conseguir el dinero que permita pagar la famosa “deuda”  del Estado griego y para poder contar con un avance primario1. Los que vayan a votar tienen entonces que informarse y leer estos documentos. Desde mi punto de vista, también deberían hacer un esfuerzo y leer las propuestas del gobierno. Estamos hablando de unas  30 páginas, entre los dos textos de las “instituciones” y la propuesta griega.


¿Te parece factible que la gente lea 30 páginas sobre economía?

Si la gente comienza a leer estas páginas, se dará cuenta que no se trata de conceptos abstractos o excesivamente técnicos: es suficiente con mantener un poco de concentración y la atención durante un par de horas. Lo que me impresiona es que en la patria de la democracia no se haya hecho un plebiscito desde 1974 y que el primero después de tanto tiempo diga relación con los temas económicos. Por otra parte, me pregunto: ¿la economía es realmente un tema exclusivo de los expertos? Algunos dicen que de todas maneras los medios de comunicación han dedicado un amplio espacio a los tópicos sobre los cuales la gente será consultada.  Se trata de una consulta que coloca a todos –instituciones, gobierno, medios y ciudadanos– frente a las propias responsabilidades. Espero en todo caso que se realice el referendum, dado que en el 2011 una consulta análoga fue suspendida a último minuto y terminamos con un primer ministro que antes era banquero. Otra incógnita que hay que considerar es: ¿las instituciones europeas esperarán el éxito del 5 de julio o mantendrán el plazo para ratificar el acuerdo, previsto para el 30 de junio? Y suponiendo que esperen ¿cómo reaccionarán en caso de que triunfe el “no”?


Dar la palabra a los ciudadanos es sin duda una opción interesante. ¿Ha habido en los últimos meses otras iniciativas positivas realizadas por el gobierno de Tsipras?

Después de tantos años de oscuridad, de opresión fiscal y de traición por parte de los gobiernos anteriores, es normal que la gente necesite algo diferente. Quiere un gobierno que pueda reconstruir la confianza, un gobierno que consulte a menudo a los ciudadanos, que gestione mejor el tema de la deuda y el derroche de los fondos públicos, que instaure un sistema fiscal más equitativo, que respete los derechos humanos dando prioridad a la educación, la salud y la cultura.  Un gobierno, además, que no apoye al facismo, directa o indirectamente.

Desde enero hasta ahora, Alexis Tsipras ha realizado algunos gestos simbólicos coherentes con sus promesas y convicciones y ha tomado algunas medidas concretas muy interesantes.

Antes que nada Tsipras ha mostrado un cambio neto de estilo, negándose a prestar juramento como primer ministro frente a la máxima autoridad de la iglesia ortodoxa, manteniendo sin embargo una relación de respeto recíproco. Además su primer gesto como autoridad fue rendir un homenaje a los caídos en la resistencia griega ante la ocupación alemana.

En cuanto a medidas concretas, quisiera citar algunas que para mí son especialmente significativas. Pienso en la abolición del pago de 5 euros para tener acceso a los tratamientos en  hospitales públicos,  a la recontratación de los barrenderos del ministerio de economía que habían sido despedidos durante el gobierno de Samaras y que en los meses anteriores habían acampado protestando frente a la sede fiscal, así como en la reapertura de la radiotelevisión pública ERT. También las nuevas reglas para el comportamiento de la policía en las manifestaciones, que ya no cuentan con fuerzas especiales ni agentes de civil, así como la posibilidad de llegar hasta el Parlamento para quienes protestan. Otras opciones importantes fueron las de dejar los ministerios en manos de expertos académicos, proceder a arrestar por corrupción y favoritismo a personajes famosos y dar la posibilidad a los ciudadanos comunes de prorratear sus deudas con el Estado, eliminando la ley del gobierno anterior que retiraba directamente el dinero a los deudores desde sus cuentas corrientes. Se aprobó una ley que mejora las condiciones de detención en algunos casos específicos, se está discutiendo en el Parlamento una propuesta de ley sobre las uniones civiles para los homosexuales y se aprobó el otorgamiento de la ciudadanía a los inmigrantes de segunda generación. Además he notado una apertura importante hacia la sociedad civil, una recepción más humana y respetuosa del derecho internacional respecto de los refugiados y migrantes que llegan a Grecia.

Hay todavía mucho que hacer en relación al derroche y al funcionamiento de la administración pública, así como en la reducción de los gastos militares y el acceso al sistema público de salud para millones de personas que están excluídas por razones económicas. Es necesario además abrir canales de mayor contacto con los movimientos sociales.


¿Qué quieres decir exactamente?

Se están dando señales interesantes que muestran la voluntad del gobierno de abrir canales de participación: por ejemplo, por iniciativa del Secretario General para la Inmigración, se abrió una colaboración muy específica de la sociedad civil con financiamiento privado para construir obras donde acoger a los refugiados que huyen de situaciones bélicas, sobretodo a los menores. En este momento sumamente crítico, las iniciativas positivas como la formación de la Comisión de auditoría sobre la deuda, debería dar acceso a la sociedad civil y una participación que todavía no se obtiene. Creo que el tema del apoyo y el aporte de los movimientos sociales en este momento clave, no ha sido todavía bien comprendido ni enfrentado correctamente por parte del gobierno.


Según tu opinión ¿cómo serán los próximos días, de aquí al plebiscito? 

Tal como dije, la gente tendrá que estudiar mucho. La última experiencia de campaña electoral nos evidenció cómo los medios de comunicación masiva trataron de aterrar y chantajear a la población, pintando escenarios apocalípticos en caso que se produjese la victoria de Syriza. No me parece que los últimos meses hayan sido catastróficos, sobretodo pensando de dónde venimos. Con toda seguridad algunos medios intentarán repetir la misma operación, pero la gente debe crear sus mecanismos de defensa respecto de este ataque y seleccionar en la tv las informaciones correctas. Sería interesante que las familias y los amigos se reunieran a estudiar e intercambiar opiniones sobre el referendum, hasta llegar a una decisión coherente y conciente. El temor se supera con conocimiento.


1.- Se obtiene un avance primario cuando un Estado logra por sí mismo, con el neto de los préstamos y de los intereses sobre su deuda, generar una riqueza superior a sus gastos.

Ficnova 2014

Compartir en . . .

Síguenos en Facebook