Noticias
animado

Por Tony Robinson | Pressenza

“El fin del mundo está cerca” es un lema que se ha repetido desde que los seres humanos fueron capaces de  formular el concepto. Los hombres de las cavernas prehistóricas encontraron meteoritos, volcanes, patrones climáticos inusuales, cambios en el comportamiento de los animales, y otros presagios que interpretaron como presagios de muerte y destrucción inminente.

En tiempos más recientes, el fin del mundo se ha predicho a través de interpretaciones de los textos religiosos y  enfoques de los cambios importantes de fechas, como el cambio de milenio. El temor más extendido hace poco en la conciencia colectiva era que el calendario maya terminaría el 21 de diciembre 2012 causando un apocalipsis estremecedor. Ninguna de estas profecías se han cumplido.

Sin embargo, el planeta (o seamos más específicos) la humanidad, se encamina hacia la destrucción. No es en absoluto optimista escribir esto, pero la humanidad tiene la cabeza colectiva en un cubo de arena y algo tiene que hacerse al respecto si hay alguna esperanza de evitar este desastroso destino.

¿Cuáles son los presagios de esta muerte inminente?

Sin un orden particular de importancia podemos enumerarlos así:

1. Un sistema capitalista desenfrenado, basado en el concepto abstracto del dinero (en sí mismo un concepto abstracto inventado por los seres humanos) que milagrosa y continuamente gana valor con el tiempo, mientras un número cada vez menor de personas controla una riqueza cada vez mayor.

2. El aumento de los gastos militares totalmente desproporcionado, justificado por la desestabilización incesante de varias regiones del planeta.

3. La dependencia continúa de un sistema de energía nuclear que genera suficiente material tóxico para destruir toda la vida, incluyendo a la especie humana; que no es segura y que se producen accidentes catastróficos una vez cada 20 años más o menos, con el resultado de territorios inhabitables y ríos y océanos envenenados.

4. Una población en crecimiento exponencial y una destrucción correspondiente de hábitats para otras formas de vida en el planeta, junto con una mayor presión sobre los recursos naturales (y finitos).

5. Una dependencia de formas no renovables de energía y una financiación lamentablemente insuficiente de las fuentes de energía renovables.

Cualquiera de estos puntos, y más probablemente la combinación de los cinco, va a destruir la humanidad, o en el mejor caso dejará a los pocos supervivientes de regreso en la época de las cavernas.

El punto es que esta destrucción está llegando, tal vez en 10 años, tal vez en 50 años, o tal vez en 200 años, pero se acerca. Nos guste o no la dirección de los acontecimientos mundiales, es claro:

1. El aumento de la violencia física y los disturbios civiles como resultado de la violencia económica causada por el sistema financiero.

2. Incesantes guerras porque el complejo militar-industrial tiene que seguir usando las armas con el fin de justificar la compra y el desarrollo de otras nuevas.

3. Las centrales nucleares fuera de control, ya sea como resultado de desastres naturales como el reciente tsunami de Japón, o por actos de terrorismo.

4. El aumento de la población que conduce a un aumento de la presión sobre los recursos, lo que lleva a las hambrunas, plagas y todo lo demás que escapa de la caja de Pandora.

5. El término de los combustibles fósiles y sin suficientes fuentes de energía renovables que los compensen.

En este escenario la humanidad llegará a un final violento y trágico.

¿Hay alguna salida?

La buena noticia es que hay una manera de salir, la mala noticia es que no les va a gustar a los que se benefician más del sistema actual, y ya que estas personas controlan los gobiernos, los negocios, los medios de comunicación y las fuerzas armadas, resulta dudoso que permitirán que el sistema actual cambie antes de que todo esté fuera de control y sea demasiado tarde para detener la destrucción.

La salida es difícil y complicada y requiere un enorme compromiso con un proceso de cambio en todas las esferas de la actividad humana. Pero es posible …

¿Cuál es la salida?

La salida se producirá mediante un cambio en la conciencia humana y se requerirá que la gran mayoría de la raza humana adopte una cierta actitud. Podemos describir esta actitud como una “actitud humanista”, expuesta por primera vez por el maestro argentino Silo, de la siguiente manera:

1. Colocar el ser humano como valor y preocupación central, de tal manera que no haya nada por encima del ser humano y ningún ser humano está por encima de otro.

2. Afirmación de la igualdad de todos los seres humanos.

3. Reconocimiento de la diversidad personal y cultural, afirmando las características propias de cada grupo humano y condenando la discriminación, ya sea motivada por diferencias económicas, raciales, étnicas o culturales.

4. Desarrollar el conocimiento por encima de todo prejuicio aceptado como verdades absolutas e inmutables.

5. Afirmar la libertad de ideas y creencias.

6. Repudiar la violencia en todas sus formas.

Una vez que esta actitud se haya establecido en la humanidad, los cambios se hacen en realidad bastante sencillos, ya que el punto 1 en sí mismo es suficiente para revolucionar a la sociedad.

Claramente, una actitud tan generalizada daría lugar a estos cambios, entre otros:

1. Un nuevo sistema económico, eliminando el modelo capitalista y la acumulación de intereses, posiblemente basado en modelos cooperativos, u otros sistemas basados en el concepto de remuneración justa por el trabajo realizado como parte de la responsabilidad social de cada uno.

2. Terminar con los gastos militares, incluidas las armas nucleares y la reducción masiva de las fuerzas armadas y su conversión a los servicios de seguridad, especialmente útil para la implementación de prestar auxilio en caso de desastre natural.

3. La eliminación de la energía nuclear y enormes inversiones que garanticen que los millones de toneladas de residuos nucleares sigan siendo seguros para siempre, o hasta que la ciencia descubra una manera de transformar en forma segura el material radiactivo a un estado no radioactivo.

4. Una población estable producida por la eliminación de la pobreza y el aumento de la sensibilidad por la responsabilidad social.

5. Una transformación de todas las fuentes de energía a las renovables.

Otros efectos secundarios incluirían buena calidad y atención médica gratuita, educación, seguridad social para los más vulnerables de la sociedad y las personas mayores, la libre circulación de todos los seres humanos, una espiritualidad que no se base en el dogma religioso, sino en el simple principio de tratar otros de la manera en que le gustaría ser tratado, etc

Este mundo ha sido definido por Silo como la Nación Humana Universal y es un sueño que está apareciendo en la conciencia de un número pequeño pero creciente de personas.

¿Qué se puede hacer?

Se puede sentir como una tarea imposible la de crear una Nación Humana Universal. Las personas que creen en este ideal son pocas, y los recursos que tienen son muy pequeños en comparación con lo que el sistema actual tiene disponible, sin embargo, nadie debe desesperar.

La tarea para cada uno de nosotros es encontrar, lo antes posible, a todos aquellos que comparten esta nueva sensibilidad. Las personas están ahí, incluso si en la mayoría de los casos se trata de personas que están tan estresados ??por sus vidas que ellos ni siquiera saben que comparten esta sensibilidad.

Nuestra tarea es dar una señal, agitar una bandera, para que suene una alarma. Silo habló de la Doctrina del despertar y esta es exactamente nuestra tarea. Tenemos que despertar a la gente de su anestesia y conectarlos  una vez más a la sensibilidad y a la corriente del humanismo, que es la única manera de salir de la catástrofe inminente.

Hay muchas maneras de participar de esta corriente; a través de las Comunidades de El Mensaje de Silo, a través de organizaciones puestas en marcha por el Movimiento Humanista, y hay otras corrientes similares que van en una dirección que también comparten la actitud humanista. Todas estas expresiones deben ser utilizadas, los grupos y las comunidades deben ser formados y todos nosotros deberíamos aprovechar la oportunidad para despertar a los de nuestro entorno inmediato y hasta donde nuestra influencia pueda llegar.

En 2004 Silo dijo: “Porque este no es el fin de la Historia, ni el fin de las ideas, ni el fin de la humanidad; tampoco es el triunfo definitivo de la maldad y la manipulación. Y así siempre podemos continuar en nuestro intento de cambiar las cosas y cambiarnos a nosotros mismos “.

El fin del mundo se acerca, no hay duda, y el vehículo en que estamos viajando va muy rápido y es muy difícil controlar su dirección, sin embargo, el fin del mundo es evitable. Con un gran esfuerzo por parte de aquellos de nosotros que podamos despertar y crear una Nación Humana Universal. ¿No vale la pena intentarlo?

Ficnova 2014

Compartir en . . .

Síguenos en Facebook